Eyllana Poe-D'Brie

Shadowhunter Extraordinaire!

Description:
Bio:

Eylana

Su madre es dueña y administradora de uno de los negocios más prósperos del pueblo, el Inn “El oso hambriento”. Carmina, o La Doña, como se le conoce, ofrece también el servicio de “cobijo” para clientes extra especiales. Y es así como nos encontramos con el Origen de Eylana.
En uno de sus viajes, Rudolph van Richten se hospeda en el Oso hambriento, se rumorea que fue tan bien atendido que era el único lugar donde este se hospedaba durante sus viajes al pueblo y pueblos cercanos.
Se especuló en el pueblo sobre el padre de Eylana, la bella niña de mejillas rojas que Carmina parió dos años después de que su mejor cliente en años comenzara a frecuentar el Inn. “que es hija del carnicero, yo lo vi entrar una noche a tomar y no Salió hasta la mañana siguiente”, al momento que recuerda que la esposa del carnicero está dentro del grupo de chismosas y envidiosas del pueblo. Aquella noche el pobre carnicero fue molido a palos, basta decir.
Lo cierto es que Rudolph nunca pidió explicaciones, y Carmina nunca sintió necesidad de dárselas, pero siempre fue cariñoso y protector con Eylana. Siempre que venía a hospedarse le traía libros que le leía para dormir. Con forme Eylana creció las visitas de Rudolph se hicieron menos frecuentes hasta que un día no volvió.
Eylana no tenía amigos en el pueblo, estos le maltrataban ya que en sus casas se alimentaba el chisme de que podía ser su medio hermana no deseada.
Se refugiaba en el bosque, ella quería ser como Rudolph. Investigando y poniendo en práctica todo lo que había leído en los libros. Un día una manada de lobos la atacó en lo más profundo del bosque. Fue rescatada por un grupo de cazadores de otro pueblo, al parecer. Eylana hizo amistad con el líder, Eusebius Caesar Julius III, quien perteneció una vez al ejército de la nación. Ella no les reveló quién era su madre, por el problema que al parecer eso siempre acarrea en toda persona que conoce. Pero Eusebius parecía desconfiar de la versión proporcionada: “Dijo llamarse Ninpha, y ser hija del carnicero”. ¿por qué desconfiar de ella?, tenía un vocabulario muy amplio y era muy bien educada. Parecía conocer de plantas, animales, monstruos como si fuese una aventurera muchos años mayor. Tenía una chispa en sus ojos cuando le contaba sobre sus historias de guerra y peleas. Eusebius no quiso entrar en detalles, y habiéndole tomado tanto aprecio, la veía dos veces por semana en el bosque para enseñarle a pelear.
Él pensaba que sería la esposa perfecta para su hijo Tiberius, era fuerte, inteligente, luchaba con valor y era muy dulce. Una mujer que aportaría mucho a su familia, y corregiría a su hijo, que prefería quedarse a leer viejos libros.
Cuando Eylana cumplió 20 años, Eusebius llego de sorpresa al pueblo, no buscó al señor carnicero dado que ya sabía que no era esa la familia de Eylana. Nadie parecía saber quién era Ninpha tampoco. Pero fue algo que tampoco le extrañó.
Luego de un buen rato de buscar, se dirigió al “Oso Hambriento” después de todo era el mejor lugar para buscar información. Carmina estaba cantando en el escenario, uno de los empleados que le servía cerveza respondió algunas preguntas para él. Al parecer la única mujer con esa descripción no era otra que la hija de la señora “Pero ¿qué busca de ella?, es tosca como una mula y huele a caballo.
…”mi pobre señora Carmina, que ha tenido una hija tan sosa!, todo gracias a ese bueno para nada de su padre que le lleno la cabeza con ideas estúpidas de luchar contra monstruos y nunca más volvió.
- ¿quién es el padre de Ninpha…perdón, Eylana?
-Rudolph Van Richter, yo lo vi, a mí nadie me lo dijo. Pero tampoco me lo preguntaron.
Eusebius pensó en lo poco que tenía para ofrecerle entonces a Eylana, con tal destino por delante. Le dejó su vieja espada y una nota con el mozo:
“Querida niña mía,
Hoy he venido a descubrir que ya estas lista, estos años de entrenamiento me han hecho recordar mis años de gloria en combate, dándome también la oportunidad de conocerte. Creo que es hora de que salgas a buscar tu gloria, espero que mi espada te sirva bien. Sin embargo, no creo ahora que sea bueno que sigamos en contacto, creí que después de tantos años podías al fin haber tenido la confianza de revelarme tus orígenes al menos, y eso rompe este viejo corazón de padre que tanto cariño tenía para ti.
Con cariño,

Eusebius”

Eylana recibió la nota y la espada a la mañana siguiente, y se echó a llorar, pensaba que al igual que los demás Eusebius se había apartado porque le avergonzaba su origen. La tristeza se convirtió en enojo con el pasar de los días, y en rencor después de algunos años.
Al cumplir 24, llegó una nota para ella. Eusebius había sido herido de muerte y quería verla, sentía que necesitaba despedirse. Pero Eylana se negó. Tomó sus cosas y decidió comenzar su búsqueda de gloria. Le envió una carta en respuesta:
“Viejo Jabalí,
Veo que te han herido, creo que ya tu avanzada edad no te da para andar en estos bosques. En cuanto a mí, he comenzado mi camino, mi búsqueda de gloria. Sólo espero que no mueras todavía y esperes a que pueda volver siendo digna de tu cariño al fin.
Se que puedes salir de esta, has salido de peores situaciones, un rasguño como este no podrá matarte.
Con cariño,

Eylana “Ninpha” Poe d´Brie.

Eyllana Poe-D'Brie

Expedition to Castle Ravenloft Thalyann carolinbell